Monthly Archives: September 2013

Un regalo en NYC

Ayer Christina Stanton, del Depto. de Misiones de la Iglesia Redeemer (que trabaja también como guía turístico licenciada de NY), invitó a todos los que estamos en el intensivo a un tur durante la mañana por el distrito financiero de Nueva York, el Downtown, Chinatown y Little Italy. Comenzamos con un desayuno en el techo de su edificio y de ahí caminamos por distintos lugares hasta terminar almorzando una deliciosa degustación de pastas en una trattoria de Little Italy. Quedamos pochitos!! Y todo sin tener que pagar 1 centavo! Fue un hermoso regalo que nos hicieron y por el cual estamos MUY agradecidos! Aquí van algunas fotos.

20130915-150529.jpg

20130915-150601.jpg

20130915-150644.jpg

20130915-150718.jpg

20130915-150742.jpg

20130915-150816.jpg

20130915-150845.jpg

20130915-150924.jpg

20130915-151000.jpg

20130915-151022.jpg

20130915-151056.jpg

20130915-151132.jpg

20130915-151217.jpg

20130915-151257.jpg

20130915-151314.jpg

20130915-151347.jpg

20130915-151421.jpg

20130915-151453.jpg

20130915-151513.jpg

20130915-151556.jpg

Leave a comment

Filed under Por puro gusto

Protected: Un aparente doble estándar

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Enter your password to view comments.

Filed under Iglesia Presbiteriana de Chile

Una paz mal entendida

Aquí en Nueva York TODOS los cuarteles de bomberos tienen placas recordatorias de aquellos que murieron el 11 de septiembre de 2001. ¡Es una ciudad llena de musulmanes y no veo que ninguno de ellos se ofenda! Porque estos musulmanes tienen claro que los que murieron, murieron injustamente y no están de acuerdo por principio con los ataques de Al Qaeda. Más allá de las diferencias ideológicas, religiosas, culturales, todos están de acuerdo de que hay cosas que desde una simple perspectiva moral no son correctas, ¡son injustas!

Para nosotros los chilenos, es importante enfatizar que el tratar de olvidar las cosas, haciendo como que nunca pasaron, no es el camino.

Tampoco lo es negarse a hablarlas ni menos cerrarse en la propia opinión (que es como no hablar: un diálogo entre sordos).

¡Recordemos la herida de nuestro país! ¡Recordemos que muchos murieron injustamente y no complejicemos lo simple! Soy calvinista y desde una perspectiva teológica tengo claro que todos merecemos la muerte y, para escándalo de los hippies, creo incluso en la vigencia de la pena de muerte para las sociedades actuales. Pero una muerte injusta es la de alguien que nunca fue llevado a un tribunal en un estado de derecho, que nunca fue procesado formalmente y sentenciado acorde a las leyes, sino simplemente torturado, acribillado en secreto y su cuerpo arrojado al mar o en el desierto.

Recordemos a todos nuestros hermanos de patria que murieron. Soldados que murieron por defender a sus superiores de ataques terroristas. Gente que no tenía nada que ver y que murió en ataques terroristas de la extrema izquierda. ¡Todos deben ser recordados! Ninguno de los que murió eran “blancas palomas” a los ojos de Dios y probablemente tampoco a los ojos de los hombres. Pero que te maten a escondidas o mediante una bomba, no es justo. Así de simple.

Lo he dicho antes y lo repito: No soy marxista. No soy simpático al proyecto autoritario del marxismo y según mis lecturas acerca de esa época, creo que Allende estaba llevando este país a su ruina no sólo económica sino también moral y espiritual. Pero nada de esto justifica torturas, muertes arbitrarias, desapariciones y encubrimientos sistemáticos de los diarios y hasta de líderes religiosos que vendieron la voz profética de la iglesia o simplemente callaron y mandaron a otros a callarse en nombre de una paz mal entendida.

20130911-085812.jpg

Leave a comment

Filed under Cosmovisión, Sociedad y Política

Primeras Impresiones de un país desconocido

Llegué ayer a Nueva York y los de Redeemer City to City me ubicaron en un departamento en Nueva Jersey (cruzando el río Hudson, a sólo 20 mins. de Manhattan). Las primeras impresiones se caracterizan por ser injustas y poco realistas, pero algo dicen. Si no dicen algo de lo que se está observando, al menos algo dicen, seguro, del observador… así que aquí van las primeras impresiones, unas bien sonsas y otras un poco más serias.

Cuando se conoce EEUU por primera vez aterrizando en NY, no te queda muy claro cuáles características tienen los neoyorquinos que son exclusivas de ellos y cuáles comparten con el resto de los estadounidenses. Los neoyorquinos se encargan de recordarte todo el tiempo que el resto de EEUU es distinto a ellos.

NYC es deslumbrante.

Perderse en el metro o caminando sigue siendo la mejor manera de conocer una ciudad. Pero en el caso de NY, uno lo pasa tan bien que se le olvida que está perdido.

Subirse a un metro o tren de NY es idéntico a subirse a un metro o tren de Sao Paulo: caluroso, lleno de latinos, asiáticos, negros, blancos, pobres, indigentes, clase media y ejecutivos todos juntos en el vagón. Simplemente: HERMOSO!! Pocas cosas son más parecidas al cielo que un lugar donde hay tanta diversidad “habitando junta en [relativa] armonía”. Me sentí literalmente transportado en el tiempo a mis hermosos días de andar en tren y metro en Sampa.

Los neoyorquinos tienen esa patudez y arrogancia característica de gente de ciudad grande hacia los provincianos. El tema es que, para ellos, fuera de los límites de Nueva York, TODO el resto del planeta es provincia (y después de caminar por Greenwich Village, Soho, Little Italy, Chinatown, Nolita, les empiezo a encontrar algo de razón).

En general te dejan comprar tranquilo. Puedes quedarte horas mirando discos, libros, ropa y nadie se te acerca a preguntar nada. Eso es genial!! Dije en general porque no hay caso con los vendedores indios (de India): son insistentes y regateros.

Es casi imposible caminar por las calles de NY y no reconocer algo de una película o serie como cada 2 cuadras (“Ahí es donde el Teniente MacClane hizo…”, “en esa esquina Ross le dijo a Rachel…”, “ese lugar se parece al del nazi de la sopa de Seinfeld!” y etc. etc.).

Nueva York es un bien de consumo y la han sabido vender con la mejor estrategia de marketing: películas y series de TV.

Los neoyorquinos están acostumbrados a las filas. Para ellos es como para un santiaguino mirar la cordillera. Los tipos son piola y tranquilos para las filas. Las tienen asumidas, sin estrés, sin refunfuñar.

Curiosamente los autos no hacen fila. Se meten donde ven un espacio. Si ven espacio para meter la nariz del auto, entonces se atraviesan para entrar a una autopista, por ejemplo. Pero el factor en común con mi punto anterior: sin estrés. No hay bocinazos cuando eso ocurre, no hay tipos sacando la mano para afuera para hacer gestos obscenos ni nada de eso. Lo tienen asumido y la ciudad funciona igual.

Existen cosas estúpidas e ir al trabajo en auto cuando vives y trabajas en Manhattan. Los neoyorquinos lo asumieron hace décadas. Estacionamientos? Carísimos! Embotellamientos? En cada calle casi! Tiempo en llegar al trabajo o volver a casa? El doble o más que en metro! Los santiaguinos debieran saber que lo mismo va a ocurrir en Santiago dentro de 10 años, según los expertos (sino me creen, intenten ir en auto del centro a Manquehue un viernes a las 18h). Mientras antes nos acostumbremos a movernos en transporte público: mejor! La alternativa al desastre del Transantiago no es comprarse un auto e irse en auto a la pega, sino unirnos y exigir de manera responsable y ciudadana, con propuestas concretas, un sistema público de transporte decente! Ya que, como alguien dijo por ahí: una ciudad moderna no es una que tiene más autos, sino una en la cual todos usan transporte público.

Llegar a EEUU y encontrarse con una fiesta de esas con ferias (en mi caso fue “Hoboken Italian Festival”), carros de comida, puestos, juegos electrónicos para niños, tiro al blanco para ganarse un peluche, etc. es una buena forma de conocer la cultura estadounidense. Familias de distintos orígenes y clases lo pasan bien, comen cosas ricas, bailan al ritmo de una banda en vivo, se sientan a mirar los fuegos artificiales y toman cerveza y vino dentro de un área restringida con cuerdas… así es!! Venden cerveza por montones! Pero sólo dentro de esa área y sólo te la puedes tomar ahí.

Los gringos tiene algo con el espacio. La separación de espacios para distintas funciones es algo que lo llevan dentro. En Washington Square (que es como un parque), de hecho, vi una zona separada para quienes quieren pasear con perros. Ahí se les permite hacer pipí, caca y olerse los traseros… obviamente me refiero a los perros no a las personas que los llevan.

No importa si lo amas o lo odias, Jon Bon Jovi es una especie de héroe en Nueva Jersey. Era un chico que salió de aquí y que lleva orgulloso el nombre de su lugar de origen por donde va. Cuando digo “héroe”, me refiero a mujeres de 50 y tantos con el corazón de Bon Jovi tatuado en la pantorrilla, coreando sus canciones con sus hijas adolescentes (que probablemente tienen un nombre basado en alguna canción de Bon Jovi).

Mañana comienzan las clases y debo dormir. Así que eso sería todo!… por ahora.

5 Comments

Filed under Cosmovisión