Monthly Archives: December 2013

Biblia Anotada de Joven y Alocada

Camila Gutiérrez (a.k.a. Joven y Alocada), sobrina del fundador de la secta pseudo-evangélica “La Casa del Señor”, publicó una columna en The Clinic sobre los evangélicos y la política. He aquí un extracto donde cuenta en sus propias palabras la parábola de los jornaleros (no apto para débiles en la fe):

Mi hermana -que todo lo sabe- me habla de una parábola que aparece en Mateo 20 y que tiene que ver con eso. Es la parábola de los jornaleros. Se trata de un señor que tiene una especie de fundo que necesita labrar. Contrata a unos jornaleros que empiezan a trabajar muy temprano en la mañana. Después contrata a unos que empiezan más tarde. Y, al final, a otros que más más tarde todavía. Termina el día y les paga a todos lo mismo. Los que trabajaron desde temprano se pican más que la chucha pero el mensaje es el siguiente: el Reino de los Cielos es para todos. Incluso para los que llegan al final.

Si se preguntan por qué publiqué esto. Sólo fíjense en la categoría en la que está 😉

Leave a comment

Filed under Por puro gusto

Reflexiones eleccionarias 4

ESPANTACUCOS:

Escucho por ahí: ¡Ahora aquí en Chile van a sacar las Biblias de los colegios públicos y no nos van a dejar orar!

Yo pregunto: ¿Y cuándo en Chile ha habido Biblias en los colegios públicos y se ha orado en ellos?

Respuesta: [Silencio]

Yo contra pregunto: Leíste eso en un libro gringo que hablaba desde la realidad norteamericana, ¿cierto?

Respuesta: creo que sí.

Termino: Ok. Si queremos impedir el avance de ese tipo de laicismo extremo e intolerante, hay que empezar por buscar buenos argumentos, que sean relevantes a nuestro contexto. ¿No te parece?

1 Comment

Filed under Sociedad y Política

Reflexiones eleccionarias 3

EL REY DE CHILE:

Al llegar a mi casa en la noche prendo la T.V. para tener datos más concretos acerca de las elecciones de hoy y ¿qué veo?

Calle Meiggs repleta, ¿las urnas? vacías. Gente echada en la playa diciendo que prefiere pasar el tiempo con los niños y descansar antes que ir a “darle su apoyo a la politiquería” (sic). Tiendas y callecitas llenas de gente haciendo filas para comprar; las mismas filas que estaban ausentes en las mesas de votación. Jóvenes que se levantaron temprano para andar en bicicleta con cascos y lentes oscuros afirmando frente a la cámara que no ven la importancia de ir a votar. ¿La abstención en Chile hoy? Cerca del 59%. Empate técnico con Bachelet, dijo un amigo por ahí.

Obviamente que hay muy buenos y necesarios análisis que otros han hecho al respecto. Y muchas cosas que decir también. No pretendo analizar el fenómeno exhaustivamente. Sólo quiero añadir a todos estos análisis [mucho más completos y certeros que cualquiera que yo podría realizar] una mirada, una perspectiva “antropológico-espiritual” para pensar:

Chile ya tiene un rey. Un gobernante invencible. Un emperador-dios, al modo de Nimrod, los faraones egipcios, los reyes medio-orientales o los césares romanos. Y ese gobernante se llama “cultura de consumo”.

Digo “cultura de” y no sólo “consumismo” porque no se trata sólo de comprar. Se trata, en realidad, de amar y buscar la propia comodidad y la del núcleo familiar más que cualquier otra cosa. No hay proyecto de país. No hay visión de construir una nación para aquellos que vendrán cuando ya no estemos aquí o para aquellos que pertenecen a otra familia, son de otra clase o viven en regiones y ciudades desconocidas. No queda nada de la amplitud de visión que caracterizó a los hombres que sacrificaron y expusieron sus vidas para construir las primeras sociedades modernas

En su trono, sentado majestuosamente, recibiendo honores de nobles, plebeyos, libres, esclavos, mujeres, hombres y niños: la propia comodidad.

Chile ya tiene un rey. Y sin importar quién sea presidente, todo lo que a este le corresponderá será cumplir los designios de aquel. ¿Será eso lo que está por detrás de la demanda por educación gratuita y de calidad?: “Quiero un mejor puesto de trabajo para comprarme mejores y cosas y sentirme más cómodo”. ¿Será eso lo que está por detrás de la demanda por una legalización del aborto? “No quiero retrasar mis planes. No quiero perder mi independencia en este momento de mi vida. Este bebé sería un estorbo para mis planes de éxito profesional”. ¿Será que estamos “indignados” simplemente porque no nos dejan vivir cómodamente? ¿Será esta la misma indignación que siente un adolescente al que su madre lo obliga a levantarse de su silla para que salga del internet y vaya a lavar la loza?

Si así fuera, no importa lo que digan o intenten hacer los progres de izquierda contra el neo-liberalismo. Este sistema no es más que la manifestación externa, en las estructuras sociales, de este dios-rey que gobierna los corazones. Es más, el dios-rey  ya está “apernado” en el lugar de dónde más cuesta sacarlo: el corazón de los chilenos… incluyendo el de los mismos progres de izquierda.

Leave a comment

Filed under Sociedad y Política

Reflexiones eleccionarias 2

SALIR DEL CLÓSET 2:

¿Ud. es cristiano y “bacheletista” (en cualquier de sus grados)? Por favor, salga del clóset Ud. también.

Pero en un sentido distinto. Me explico: Si a los creyentes de derecha en mi post anterior los invité a salir del clóset sobre su condición de derecha. A Ud. lo invito a salir del clóset sobre su condición de creyente evangélico que cree que la Biblia es la Palabra de Dios (si Ud. no cree esto, no es a Ud. a quien me estoy refiriendo en este post, siéntase en libertad de ignorarlo o de leerlo como si estuviera escrito en tercera persona, no en segunda). A Ud. que cree que la Biblia determina autoritativamente la voluntad de Dios para los hombres y mujeres que Él creó (ojo: dije “creó”, no “redimió”. Y muy a propósito).

Mucho han hablado y vociferado sobre los, mal llamados, temas “valóricos”, aquellos que apoyan a candidatos con posturas conservadoras sobre matrimonio, sexualidad, aborto, etc, como Matthei u Orrego, en su momento. Pero no creo que a ellos les corresponda decir mucho. Su apoyo a Matthei ya lo dice todo o casi todo al respecto. Me parece que quienes deben hablar, opinar y levantar la voz bien claro son los bacheletistas.

Con Ud., cristiano evangélico que apoyó la candidatura de Bachelet y que está celebrando su victoria, está el onus: a Ud. le corresponde el deber moral de decir claramente que considera que el diseño de Dios para el matrimonio es entre un hombre y una mujer, por ejemplo. A Ud. le corresponde decir abiertamente que la vida dentro del vientre es la vida de una persona que se alegra en su Salvador (como Juan el Bautista) o es sujeto de un llamado profético (como Jeremías) y que esta persona debe ser respetada, por lo tanto, y no eliminada con criterios eugenésicos cuasi-nazistas.

No empiece, simplemente, a citar estadísticas y estudios inexistentes y absurdos (como el papelón de Emiliano Soto en CNN Chile al afirmar que el matrimonio homosexual aumentaría los casos de VIH en el país… cuek!), como si esto le diera un halo de “neutralidad” a sus argumentos… ¡como si la neutralidad existiera!

No trate de parecer un libre-pensador si Ud. no lo es. ¡Ud. es un “esclavo-pensador”!: su conciencia está “sometida a la Palabra de Dios”, como dijo Martín Lutero. Así que hágalo notar. Con inteligencia, con respeto y prudencia, pero no por eso con menos claridad y transparencia.

Esté ahí cerca, para que la presidenta electa lo escuche muy claramente cuando Ud. le apunte con el dedo a lo Lagos y le diga: “presidenta Michelle Bachelet, somos evangélicos que creemos en su proyecto político-social para el país y no lo ocultamos, hemos votado por Ud. y la hemos apoyado abiertamente. Creemos que los temas valóricos no son sólo aquellos relacionados con la sexualidad y la familia, sino también aquellos relacionados con permitir a los trabajadores organizarse para mejorar sus condiciones laborales, con una educación superior pública que sea gratuita o, incluso, con permitir que una nación pueda votar democráticamente, mediante la conformación de una Asamblea Constituyente, una nueva constitución. SIN EMBARGO: No le apoyamos en sus proyectos de ley de aborto o de matrimonio igualitario y nos mantendremos a su lado como pulgas en su oído, como opositores leales en estas materias. No callaremos la voz profética de la iglesia por causa de unas cuotas más de poder o influencia.

Porque es eso lo que está en juego. Ni más ni menos: la voz profética de la iglesia.

Así que hágase un favor a Ud. mismo y a toda la iglesia del Señor Jesucristo, columna y baluarte de la verdad: salga del clóset, especialmemte cuando esté hablando de política con sus amigos concertacionistas (sorry, “nueva-mayoristas” suena raro: como si se tratara de productos vendiéndose al por mayor).

6 Comments

Filed under Sociedad y Política

Reflexiones eleccionarias 1

SALIR DE CLÓSET 1:

Mi primera reflexión es una palabra para mis amigos de derecha. Es más, déjenme decirles que esta exhortación me la dijo una querida amiga, hermana en la fe, que es y siempre ha sido de una postura muy claramente de derecha política. A ella la respeto, admiro y valoro mucho por su inteligencia y consecuencia. Tengo el deber de ser honesto: en este breve post hago eco de las palabras de mi querida amiga.

Como pastor, creo que los creyentes tienen todo el derecho a tener sus opiniones políticas y creo que no hay problema en que exista diversidad de ellas en la misma iglesia.

Pero sí me parece que uno debe:

(1) buscar la mayor consistencia posible en su postura política con los principios del Evangelio (aún cuando entendamos que esta consistencia no tiene que tener una única expresión política concreta),

(2) buscar apoyar aquellos candidatos/partidos que más se acerquen a esa consistencia y

(3) entender que no siempre esa consistencia será representada por alguien de visión cristiana, ni menos alguien nacido de nuevo. ¡Gracias a Dios por Su gracia común!

Dicho esto (que era sólo preliminar), aquí va mi breve llamado de atención:

Si Ud. es un evangélico de derecha porque cree en el proyecto de país que la derecha representa, séalo con honestidad y valentía. Apoye a su candidato de derecha con transparencia, especialmente si está convencido de que no tiene por qué avergonzarse de su postura política.

Mi punto es: No se escude en que está votando por Matthei, por ejemplo, porque ella es cristiana, mientras se horroriza por el hecho de Bachelet ser una agnóstica. Sé que hay evangélicos que realmente se guían por ese criterio, pero no es de ellos de quiénes estoy hablando, estoy hablando de gente como Ud., querido amigo (siguiendo con los ejemplos), que hace más de 20 años apoyó la candidatura de Hernán Büchi, quien es ateo.

En una frase: salga del clóset!

Se hace un mayor bien a Ud. mismo y a los que le rodean, especialmente a los cristianos más débiles en la fe que aún tienen su esperanza escatológica puesta en un(a) “presidente cristiano(a)”.

2 Comments

Filed under Sociedad y Política