El caos matrimonial

¿Tienes un plan para tu vida y casarte forma parte de ese plan? Entonces debes saber esto: vivir el pacto matrimonial dejará tus mejores planes por los suelos. No quedará piedra sobre piedra de ellos. Mientras más detallados y bien construidos sean tus planes, mayor será su ruina.

Casarse es abrir la puerta al caos. Soy de la opinión de que quienes más se resisten a abrirse a que el caos entre a su vida, son los que tienden con más facilidad a tornarse “solterones”. A veces (especialmente hace décadas atrás en nuestra cultura), no había mucha opción: una madre enferma que necesitaba de cuidados especiales, un padre viudo que dependía demasiado del cuidado femenino, eran motivos suficientes para que un hijo o una hija se resistieran a dejar que el caos entrara a su vida. Hoy en día me parece que para muchos es la simple y ultra-moderna obsesión por el control. Mientras más “control-freaks”, más difícil se les hará compartir los tiempos y espacios que un pacto matrimonial demanda.

El caos de la vida matrimonial es necesario y está cargado de esperanza. En el lugar donde mueran tus planes, otros mejores crecerán, pero sólo si los aprehendes, absorbes e incorporas como la tierra a la semilla. Y esa absorción no será sin lágrimas, pero su fruto es la alegría. ¿Recuerdas el Génesis? En el caos y en el vacío, el Espíritu de Dios movió sus alas – como un ave empollando sus huevos – y creó de la nada, mediante procesos poco racionales para nosotros, pero que nos obligan a confiar por fe. Al fin y al cabo ¿qué es eso de crear primero las plantas y después el sol? Pero Dios es Dios y buena parte del caos que produce la vida matrimonial tiene el gran y principal objetivo de que aprendamos a dejar a Dios ser Dios en nuestro corazón, gozándonos en las cosas que Él hace simplemente por eso: porque es Él quién las hace.

He aquí una advertencia para los novios o casados que tienen detallados planes de crecimiento laboral, conquistas profesionales y carreras prósperas a los cuales no quieren renunciar: en algún momento, tarde o temprano, tendrás que optar. O tu cónyuge o tu carrera. Que, en esa hora, Dios te dé la sabiduría para decidir bien. ¡Que siempre, todos, podamos decidir bien! Decidir lo que Dios decidió: le dijo adiós a su trono en las alturas (más altas que los rascacielos del Wall Street o Sanhattan); le dijo adiós a los cantos de los ángeles que exaltaban Su gloria día y noche (más elocuentes que los reconocimientos de colegas de profesión o de la prensa especializada); abandonó todas sus riquezas (comparadas a las cuales las mayores cuentas bancarias de este mundo son sólo una partícula de polvo atrapada por el sudor entre los dedos de los pies) y bajó. Bajó a estar con su amada en el caos. Bajó para vivir con ella en calles laberínticas y sucias, en mercados ruidosos, en barcazas de pescadores artesanales con multitudes agolpándose al rededor.

Y en esa vida que bajó a vivir, sólo fue levantado 1 vez un poco antes de morir: ensangrentado, clavado en sus manos y pies, torturado, escupido, burlado y humillado. Y allí sufrió en silencio hasta la muerte para que su esposa pudiera vivir en felicidad eterna.

P. D. Si quieres, puedes leer nuevamente este post con esta extraordinaria canción de fondo.

Advertisements

6 Comments

Filed under Espiritualidad cristiana, Matrimonio y Familia

6 responses to “El caos matrimonial

  1. excelente! pero te pregunto, cual es tu consejo para un soltero/a, quien ya es medio “control freak”? Como puede un soltero preparar su corazón para lo que ojalá vendrá en matrimonio?

  2. Ale

    que significa “solterones”?

    • Es algo relativo culturalmente. En Chile solemos decirle a los hombres que permanecen solteros después de los 40 años de edad o a las mujeres después de los 35 años. En otros contextos puede ser una edad menor, o mayor.

  3. Sólo una especie de consejo, pregunta y/o petición: ¿podrías recomendar la canción al inicio del escrito?
    Gracias por el tema.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s