El Noé de Aronofsky

darren-aronofskyLas obras de arte tienen esa extraordinaria capacidad de mostrarnos, mediante el impacto estético, la visión de mundo de un artista y, a través de ese artista, de toda una generación, cultura y/o subcultura. Hace un tiempo aprendí con Francis Schaeffer y Hans Rookmaaker que una obra de arte debe ser valorada con criterios distintos [muy distintos] a los de un sermón o una clase de escuela dominical. Aprendí así también a vivir de manera práctica la libertad de apreciar muchas obras de arte que antes, en una visión más dualista, no era capaz de valorar.

Así fui a ver el “Noé de Aronofsky”. Lo llamo así a propósito, pues desde antes de ir a ver la película yo ya sabía que iba a ir a ver el Noé de Aronofsky, no el de la Biblia. Encontré realmente notable, en primer lugar, que el mismo Director de “Pi” y “Requiem por un sueño” se interesara en pintar su propia versión de Noé y eso me llamó la atención poderosamente por sí mismo. Por otro lado, quería ver qué cosas ve Aronofsky de nuestro mundo actual, cómo él lo ve, cómo lo interpreta y cómo usa la historia de Noé para mostrarnos un retrato de nuestra sociedad.

No quiero redundar en lo que otros ya han dicho. Evidentemente, Aronofsky se toma de los relatos bíblicos para construir su propia historia épica post-apocalípitica, donde algunos elementos de la historia bíblica no dejan de estar presentes (tales como la maldad humana o la justicia implacable de un Dios santo), pero otros son claramente invenciones o interpretaciones muy curiosas y personales. A quienes quieran conocer el Noé de la Biblia los desafío a hacer algo más simple: lean la Biblia. A los que quieran tener una fiel representación del Noé bíblico, busquen un artista cristiano que represente a Noé o, en su defecto, vayan a una iglesia que predique fielmente la Escritura y escuchen un sermón o una clase sobre Noé.

Pero a los que quieran ver cómo un artista de mentalidad secular, con influencia del pensamiento y la religiosidad judaicas, toma la historia de Noé para mostrarnos cómo ve el mundo, les digo: vayan a ver el Noé de Aronofsky.

Hay mucho que comentar y destacar. Yo mismo quisiera decir más cosas que las que digo aquí, pero es mi deber no alargarme demasiado en mis posts. Así que, en este post, quisiera destacar sólo 3 cosas que me surgen a partir de la película:

1. El poder de la hermenéutica: Es impresionante cómo alguien puede relatarte los mismos hechos, incluso de manera casi literal a veces, y aún así hacer que una historia X sea otra historia completamente distinta, gracias a un simple, pero determinante, factor: la interpretación. Esa es la gran lección que reafirmo, especialmente como profesor de hermenéutica bíblica, después de ver el Noé de Aronofsky. Cito un ejemplo del final de la película: en el film de Aronofsky la embriaguez de Noé no es vista como resultado de la tendencia pecaminosa a la intemperancia de un Noé feliz que celebra la llegada de una nueva creación post-diluviana (como clásicamente se ha entendido la historia bíblica). Aronofsky, en cambio, hace de la embriaguez de Noé una borrachera triste y amarga, como la de un esposo fracasado después de divorciarse de la mujer que ama o la de un padre que ha decepcionado a sus hijos y lo sabe. Todos los hechos del relato están ahí: Noé planta una vid; Noé hace vino con las uvas; Noé se embriaga mientras está solo; a Noé lo encuentra Cam; Cam va a contarle a sus hermanos; Sem y Jafet, por su parte, cubren a su padre sin mirarlo. Uno por uno los hechos son relatados. Pero la embriaguez del Noé de Aronofsky es otra, no es la embriaguez del Noé de la Biblia. El Cam de Aronofsky, por su parte, es retratado como un hijo justamente decepcionado de un padre que no fue capaz de dar el ancho y Cam se va de casa y se aleja de su familia porque no comparte su visión de Dios (¿estará Aronofsky – hijo de judíos conservadores profesores de hebreo en Brooklyn – retratándose a sí mismo?). El Cam de la Biblia, en cambio, es un escarnecedor que no honra a su padre y se niega a ayudarlo cuando lo ve en su embriaguez no siendo capaz de mostrar el respeto que sus hermanos tuvieron. En fin, volvemos a Schaeffer: ¿cómo esta obra de arte refleja la visión del mundo del artista? Cito este episodio sólo como un ejemplo para enfatizar mi punto. A lo largo de toda la película, sin embargo, Aronofsky hace este tipo de interpretaciones de hechos bíblicos que terminan dándole un carácter tan diferente que terminan siendo otra historia. Muchas veces, también, él agrega cosas casi totalmente extra-bíblicas, como los gigantes de piedra, las conversaciones com Matusalén mientras toman un té alucinógeno, la enemistad contra Tubal-Caín y sus ejércitos, etc.

2. Siempre en el campo hermenéutico, sin embargo, lo segundo que me llamó la atención fueron las interesantes interpretaciones que Aronofsky hace de nuestro mundo actual a partir de la historia de Noé. Él percibe, acertadamente creo yo, que la historia de Noé sirve como advertencia acerca de cómo estamos construyendo la civilización moderna a costa de la destrucción de la naturaleza y a costa del exterminio del hombre por el propio hombre. La idea de que habría existido una civilización muy bien desarrollada industrial y culturalmente antes de Noé, me ha parecido un hecho muy posible desde hace varios años y por varios motivos (bíblicos, antropológicos, arqueológicos e históricos) que no voy a detallar ahora. Sin embargo, la idea de Aronofsky de que esa civilización tan avanzada, que habría vivido en una pangea ante-diluviana, habría consumido los recursos naturales casi por completo me pareció digno de destacar. Él retrata un verdadero desierto post-apocalíptico, sin agua, sin vegetación, sin recursos naturales, con pocos animales sobrevivientes. Aronofsky conoce el potencial profético de la historia de Noé y lo usa para nuestros días. Su retrato de la maldad y codicia humana es muy real y vívido. Aronofsky muestra muy bien la ambición humana y su consecuente desarraigo espiritual cuando muestra a Tubal-Caín que realiza con violencia la extracción de recursos minerales destruyendo el santuario donde Set comenzó “a invocar el nombre de Jehová” (Gn 4.25-26). Muestra también de manera muy clara cómo los hombres robaban mujeres para trocarlas por comida, cómo el asesinato de niños, ancianos y mujeres fue algo común en los tiempos de Noé y cómo no estamos lejos de eso, a medida que la cultura occidental se empecina en una carrera por el enriquecimiento. También la tiranía de reyes, como Tubal-Caín, es mostrada por el artista como un reflejo de la tiranía de los estados totalitarios que desfilaron durante el siglo XX en occidente. En fin, varias de las interpretaciones de Aronofsky no son tan descabelladas e, incluso, también hay interesantes interpretaciones de cosas positivas. Una de estas es el patriarcado protector, valiente y viril de Noé, especialmente al inicio de la historia. Es como si el artista se mostrara igualmente contrario a los totalitarismos de estado y a las ideologías libre-mercadistas, que desarraigan el alma humana por igual, y nos propusiera el camino de una vida más simple: adorar a Dios, vivir en familia, criar a los hijos, amar a la esposa y cultivar nuestro entorno inmediato antes de siquiera pensar en conquistar el mundo. Creo que la propuesta del Noé de Aronofksy no deja de ser interesante.

3. Finalmente, quisiera destacar algo que Aronofsky como artista muestra de manera muy impactante: los conflictos internos de Noé a causa de la Santidad de Dios. ¿Noé se vuelve loco? ¿Noé es el único cuerdo? Realmente se hace difícil definirlo. Como calvinista, criado por calvinistas al alero del Antiguo Testamento (especialmente por mi abuelo) entiendo los conflictos del Noé de Aronofsky. ¡Qué inmensas profundidades adquiere la vida humana cuando sabes que el Dios Santo es fuego consumidor y nosotros, los seres humanos, TODOS POR IGUAL perversos y en un estado caído de depravación total! Cuando comprendes estas profundas verdades entiendes que ante un Dios Justo, cuya justicia es implacable, ningún hombre merece vivir, ni siquiera los bebés. El Noé de Aronofsky es como el papá de Sören Kierkegaard: todo el tiempo tiene delante suyo que Dios es santísimo, justísimo y que nosotros somos miserables, que somos perversos, que no merecemos vivir y todo el tiempo le está recordando eso a sus hijos también, no importa cuán pequeños sean. El Noé de Aronofsky les cuenta historias de Dios a sus hijos, pero no como los papás amorosos que les cuentan lindas historias bíblicas a sus niños antes de dormir, sino como quien cuenta verdaderas historias de horror y desolación al rededor de una fogata. Obviamente, desde una visión bíblica los calvinistas sabemos que esta visión (aunque correcta) de Dios es incompleta sin la gracia y la misericordia mostradas en Cristo, por lo tanto, estas últimas se tornan el mayor tesoro al cual aferrarnos. Pero para Aronofsky, que no tiene una visión cristiana del mundo y de la vida, esto es simplemente imposible de vislumbrar. Así que en su película nos quedamos con este Noé que bordea la locura, que se separa de su familia carcomido por la culpa, que se va a vivir solo y deprimido, que se embriaga e intenta ahogar sus penas en un vaso de vino tras otro, lamentándose por ser un fracaso, llorando el hecho de no haber sido capaz de ser fiel a Dios, cargando cada día el peso de haberle fallado a su esposa y a sus hijos. ¿La verdad? Yo haría lo mismo si no tuviera la esperanza del Evangelio de gracia en Jesucristo.

 

Advertisements

1 Comment

Filed under Arte y Estética, Cosmovisión

One response to “El Noé de Aronofsky

  1. Esto es lo que no me he cansado de decir, una y otra vez: “¿La verdad? Yo haría lo mismo si no tuviera la esperanza del Evangelio de gracia en Jesucristo”. Mis más sinceras felicitaciones. Sin duda lo mejor que he leído en español de la película; y yo mismo escribí: http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/que-piensa-un-cristiano-de-la-pelicula-noah

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s