Rumiando una experiencia enriquecedora

Pronto, muy pronto, espero publicar aquí mi ponencia de hoy en el foro “Homosexualidad y Cristianismo” que se llevó a cabo en una sala de la Facultad de Letras de la PUC de Santiago, donde fui invitado a exponer mi perspectiva sobre este tema. También participaron un pastor y teólogo luterano y un psicólogo católico-romano. La verdad es que espero publicarla “melhorada”, o sea en una versión 2.0. Por mientras, mi objetivo sólo es comentar la experiencia en sí en palabras muy breves que expongo a continuación:

Fui invitado a este foro como pastor presbiteriano y director del Seminario Teológico Presbiteriano. En la tradición presbiteriana se suele llamar al pastor – además de “presbítero docente” – de “ministro del Evangelio”. Eso fue exactamente lo que ayer decidí hacer: servir al Evangelio. Pensé por días anteriores qué aporte podía hacer yo en el foro. Y no lo tuve claro hasta después de leer investigaciones históricas, artículos con estadísticas y argumentos médicos, biológicos, psicológicos, etc. Y es que no soy especialista en ninguna de esas áreas y lo máximo que podría haber hecho era dar mi opinión como un ciudadano más. No creo que eso hubiera sido acorde con el propósito de invitarme al foro. Si quisieran opiniones de ciudadanos que no son expertos en estas áreas, entonces habrían elaborado un instrumento y hecho una encuesta. Pero no fue lo que los organizadores hicieron. Así que pensé con cierta rigurosidad y me dije “ellos me invitaron para compartir mi visión como alguien vocacionado y dedicado a un área específica. No como un ciudadano de a pie que da opiniones personales. ¿Y cuál es esa área a la cual estoy dedicado y para la cual estoy vocacionado? ¡Predicar el Evangelio, sin duda!” Y fue así como, con Romanos 1.16 tatuado en la frente, me di cuenta que para eso yo debía estar en este foro: para hablar sobre cristianismo y homosexualidad como un ministro del Evangelio debe hacerlo, sin avergonzarme de ello, estando dispuesto a ser motivo de escándalo. Soy ministro del Evangelio, a eso fui llamado. No tengo méritos, dignidad ni destacadas habilidades para serlo, pero esta es mi vocatio y a esto me dedico, así que ¿qué otra cosa podía hacer? Un poco tarde, pero resoluto tomé esta decisión: que en el foro me enfocaría – contra toda erudición, pulcritud técnica y academicismo, tal vez – en predicar el Evangelio, aunque en el camino causara más de algún escándalo o desconcierto.

Tengo claro que varias cosas no las hice del todo bien. En un momento, por ejemplo, con el sólo propósito de mantener las diferencias con mi colega luterano, tal vez exageré, pues ante una pregunta realizada por alguien del auditorio, él se dedicó con detalles a promoverse a sí mismo y a su ministerio desarrollado dentro de su iglesia local, supuestamente muy progresista e inclusiva. Yo pensaba hablar de mi iglesia hasta ese momento, pero al sentir que la autopromoción iba a ser un tanto contradictoria con el Evangelio que acababa de predicar, simplemente dije ciertas generalidades acerca de la Iglesia Presbiteriana y me negué (casi visceralmente) a promover mi ministerio, mi iglesia local o mi denominación. Lo reconozco: tal vez debí aprovechar esa oportunidad para dar una página web o invitar a los cultos dominicales, dando un par de direcciones. Tal vez. Pero hasta este momento no estoy del todo seguro.

Gracias a Dios, todo, en general, se desarrolló dentro del mejor ambiente. Hubo respeto y disposición a escuchar, al menos externamente. Una vez terminado el foro, hubo intercambio de e-mails y una conversación muy amigable, curiosamente, no con mi colega de la Iglesia Evangélica Luterana, sino con el psicólogo católico-romano, quien además resultó ser gay, trabajando con grupos de homosexuales que buscan formas de compatibilizar su fe con su orientación sexual. Él pareció estar muy interesado en conocer más acerca de lo que, por la gracia de Dios, pude compartir. Así que evidentemente: con la experiencia de hoy, me gozo y aún me gozaré.

 

Foro 2

Advertisements

4 Comments

Filed under Por puro gusto, Sociedad y Política

4 responses to “Rumiando una experiencia enriquecedora

  1. luispinomoyano

    Muchas gracias Jonathan por no conformarse a compartirnos tu ponencia, que espero leer pronto, sino por contarnos tu experiencia. A quienes en un tiempo nos convertiremos en “ministros del evangelio” palabras como estas nos invitan a no olvidar el leit motiv de dicho trabajo: el anuncio del evangelio. Un abrazo.

  2. Gustavo Sobarzo

    Gracias Jonathan porque tu intervención estuvo siempre llena de gracia y misericordia. Fue un buen tiempo y enriquecedor desde los tres puntos de vista puestos en la mesa.
    Y si… el evangelio es siempre lo pertinente. No veo algo más relevante en toda esta cuestión, y gracias por no haberlo dejado fuera.

  3. Jonathan,

    Cuando ya creemos haber tragado toda la situación, regurgitamos y volvemos a procesar. Imagino las veces que has repasado todo lo que dijiste. Una vez leí que puede que otros prediquen el evangelio mejor que nosotros pero, para consuelo nuestro, nadie puede predicar un evangelio mejor. En aquella pequeña sala me gocé de escuchar las buenas nuevas y al sumar esta reflexión tuya realmente me siento animado y exhortado. Dios siga guiando Su iglesia a proclamarlo en estos espacios, y en otros más, con amor y paciencia.

  4. David

    Aprecié mucho estar presente. No fui sorprendido por ninguno de los tres expositores (en cuanto a contenido y fondo de sus ponencias) pero hay que estar ahí para palpar en vivo cómo la presencia y la falta de La Palabra pueden transformar el pensamiento y la praxis de las personas. Una vez más mis respetos y admiración por el buen instrumento que tiene el Maestro en la persona del Pr. Jonathan.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s